La banda estuvo parada más de 6 años y su retorno no fue del todo como se esperaba. Entra a conocer los problemas que atravesaron durante su silencio y lo nuevo que viene para 2018.

Casi todo el mundo recuerda la explosión musical que supuso la irrupción de “The Darkness” en el mercado musical. Sus primeros sencillos “Get your hands off my woman” y sobre todo “I believe in a thing called love” los llevaron a lo más alto de las listas mundiales y a girar por todo el planeta en los años 2003 y 2004.

 

Fruto de este éxito, lanzaron su segundo álbum en el 2005; “One way Ticket to Hell… and Back”, un disco mucho más elaborado, bien estructurado y con un cantante, Justin Hawkins, que mostraba una clara progresión en el uso de su voz luciendo más registros y controlando la modulación.

 

Pero el éxito a veces es un mal compañero y los problemas empezaron a azotar a la banda tras alcanzar el éxito comercial y de la crítica.

 

 

El mismo año (2005) el bajista de la banda (Frankie Poullan) abandona la formación por motivo de diferencias musicales y poder crecer en nuevos proyectos, lo que supuso un duro golpe para The Darkness, que vivía el mejor momento de su carrera. Le sustituyó Richie Edwards temporalmente pero los problemas acababan de empezar para los de Lowestoft.

 

Tras la separación de Poullan, los problemas con el alcohol y las drogas de Justin Hawkins empezaron a afectar a la banda, que tuvo que empezar a ajustar sus apariciones en función al estado del cantante y compositor.

 

“anualmente llegué a consumir 5 gramos de cocaína al día, lo que me costaba 1.000 libras a la semana. A veces más”

 

En 2005 se gastó 150.000 dólares en cocaína: “Anualmente llegué a consumir 5 gramos de cocaína al día, lo que me costaba 1.000 libras a la semana. A veces más. Solia estar hasta 4 días despierto consumiendo cocaína y alcohol. Esto afectó a cada decisión que he tomado, todo lo que decidí durante ese tiempo fue sobre la base de la cocaína. Cuando íbamos al show de unos premios, exigía que fuéramos los primeros en salir para después volver pronto para luego seguir bebiendo y drogándome.”

 

Estos problemas le obligaron a dejar la banda para empezar su terapia de rehabilitación, dejando caer la idea de dar una pausa al grupo hasta que estuviese recuperado (le llevaría más de seis años desintoxicarse por completo).

 

Tras la disolución del grupo, el hermano de Justin (Dan) decide que Richie Edwards puede cantar y tras una serie de ajustes vuelven a presentar material bajo un nuevo nombre: Stone Gods. Pero tras lanzar el disco y una primera gira volvieron los problemas internos que acabaron con el batería original de The Darkness abandonando este nuevo proyecto y la separación definitiva de lo que quedaba de la banda.

 

2011, el año del reencuentro. 

 

Tras unos años oscuros Justin decide volver al punto de partida reuniendo de nuevo a los componentes originales para mostrarles el nuevo material en el que ha estado trabajando. La idea gusta y anuncian su retorno para 2012 con un nuevo trabajo, “Hot Cakes” y participando como teloneros de la gira de Lady Gaga.

 

Pese a que el álbum no cosecha buenas críticas vuelven al candelero y se estabilizan como formación, para lanzar otro nuevo álbum en 2015 “The Last of Our Kind”, que mejora al anterior y enfila la trayectoria de “The Darkness” para años venideros.

 

Tras todos estos periplos y con algún cambio más en la banda (el batería volvió a abandonar el grupo) se encuentran actualmente preparando su nueva gira con el álbum “Pinewood Smile”. Os dejamos el primer single bajo estas líneas.

 

 

Estarán bajo la lupa de la crítica y servirá para decidir cual será el rumbo de “The Darkness” y si volverán a encaramarse al top mundial donde habitaban en sus inicios. El tiempo lo dirá.

Compartir