Si Rick Allen de Def Leppard podía tocar la batería con sólo una mano o Django Reinhardt fue capaz de redefinir la guitarra con sólo 3 dedos, hoy os enseñamos un piano que se puede tocar únicamente con la mirada. Se abre un universo sonoro para gente con discapacidad. 

 

Un logro nacido en el seno de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona consigue acercar la música a gente de movilidad reducida o nula. A través de un interfaz visual que recoge los movimientos de la mirada, se asigna un sector de cada área de un círculo a una nota musical, de tal manera que se puede interpretar una melodía con tan sólo apuntar visualmente.

 

El diseño toma como referencia a un piano y además incluye funciones de expresión como volumen, efectos y diferentes matices para crear una experiencia lo más cercana posible a interpretar con tu “propia voz”.

 

 

Por si fuera poco el descubrimiento, sus creadores ofrecen su software como licencia de libre uso y está disponible en la página web de Eye Harp de manera totalmente pública y gratuita. Para los más curiosos os dejamos por aquí el enlace. Tan sencillo como acceder y pulsar el botón verde que reza “Clone or Download”, probar el ejecutable y disfrutar de la experiencia.

 

Pese a que ha sido creado para funcionar con un “Eye Tracker” (una cámara especial que se coloca tras la pantalla y sigue tu mirada en todo momento) se puede usar también con ratón, pantalla táctil y hasta se puede configurar libremente para usar con cualquier otro dispositivo.

 

Por si fuera poco se puede utilizar también como controlador MIDI, con lo cual podríais programarlo para emitir cualquier tipo de sonido o emular vuestros instrumentos favoritos (saxo, guitarra, voz humana…) Con lo cual dejan en manos de cada usuario el límite hasta el cual sepan sacarle partido.

 

Como siempre decimos, no hay mejor prueba que verlo en acción. Os dejamos por aquí un vídeo de Eye Harp donde su creador explica el funcionamiento y se puede ver a Joel (primer alumno con esta tecnología), haciendo sus pruebas musicales y rebasando sus limitaciones en una de sus materias favoritas; la música:

 

 


.

 

Decir que la música es un elemento integrador, que une, que nos hace alcanzar nuevas metas cada día y sacar lo mejor de nosotros mismos es siempre muy bonito, pero cuando vemos los esfuerzos de personas discapacitadas o de sus profesores para llevar este arte a los más desfavorecidos, es cuando nos damos cuenta de la suerte que tenemos por el mero hecho de poder bailar torpemente una canción que nos guste, cantar en la ducha o en la calle o coger esa guitarra con la que emulamos a nuestr@ artista ideal.

Deja una respuesta

WordPress Video Lightbox